Derrotero y acertijo de la escritura

Cuatro senderos de la extraordinaria riqueza de la escritura y literatura cubana.

Los poemarios Enemigo rumor, de José Lezama Lima; En la Calzada de Jesús del Monte, de Eliseo Diego; Los párpados y el polvo, de Fayad Jamís, y Que veremos arder, de Roberto Fernández Retamar fueron publicados bajo el sello editorial Colección Sur editores.

José Lezama Lima.

Al hablar de Enemigo rumor, el intelectual y crítico de arte, Roberto Méndez lo clasificó como la puerta que conduce a creaciones más maduras, menos chispeantes en el lenguaje, y más filosóficas del autor. Un ejemplar en el cual se puede hallar un placer a través de sonidos y brillos, suerte de anunciación de gloria, porque se trata de poesía mayor; fiesta del espíritu y un reto para el lector de hoy y de siempre.

Eliseo Diego.

En la Calzada de Jesús del Monte considerado por la crítica nacional y extranjera como un clásico de la literatura hispanoamericana, nos devuelve la delicada pluma de su escritor y una visión de lo que significó aquella avenida, la cual con su esplendor fascinó al niño que fue Eliseo. En él aparecen incluidos varios de los poemas considerados como los más representativos de su obra y de lo que podría llamarse su poética. Al decir de su hija, la también escritora Josefina (Fefé) de Diego García Marruz, este ha sido siempre el poemario favorito de continuas generaciones de jóvenes lectores y lectoras en Cuba y en muchos otros países, “quizás –decía papá– porque había sido escrito, ni más ni menos, por alguien como ellos, por un joven enamorado, reconociéndose en sus temas, obsesiones, temores y alegrías”.

Fayad Jamís

Según Basilia Papastamatíu, escritora y amiga de Fayad, Los párpados y el polvo destaca por exhibir un lenguaje poético, madurez y oficio notables. Su discurso se sumergen en el mundo de lo onírico dominado por lo irracional y lo sombrío. Papastamatíu recomendó leer la acertada introducción de Virgilio López Lemus en esta ocasión, dado que nos permite situar bien la obra dentro de su propia producción, y dentro del quehacer literario de su época. También apuntó: “Los parpados… se instala ya con pie firme en una temprana pero válida madurez. Este libro coloca a Fayad de forma perentoria del lado que eligió estar, el de la ruptura y transgresión, el de poner en cuestión toda concepción, realidad o verdad congeladas, canonizada y aceptada como cierta y lógica. El autor apartándose entonces y encaramado en una desafiante soledad, se identifica con el descolocado, el desvelado, el lastimado el hundido; y en el aislamiento de su angustia opta por refugiarse en la desrealidad del sueño como mecanismo de fuga”.

Roberto Fernández Retamar

Para el ensayista y crítico Víctor Fowler, Que veremos arder contituye un texto que lo enfrenta a interrogantes siempre presente para él, ¿cómo se hace la literatura en tiempos nuevos?, ¿cómo se piensan los tiempos nuevos?

Fowler señaló que en Retamar se encierran el binomio del poeta-pensador, la mirada radicalmente anticolonial, además de una posición de abierta asimilación no solo de la literatura cubana sino de las grandes corrientes de pensamiento de su tiempo y del pensamiento universal en general.

Estos cuatro libros al decir de Fowler representan cuatro caminos de la extraordinaria riqueza de la escritura y literatura cubana. Un legado aún por estudiar en las nuevas generaciones de escritores y en la literatura de hoy.      

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s