Orlando

Orlando portada
Portada de Orlando (Editorial Arte y Literatura en su Colección Huracán). Imagen de cabecera del ilustrador Antonio Santos, Virginia Woolf, las olas (Nórdica).

No es necesario conocer que Orlando (Virginia Woolf 1882-1941) está inspirado en algunos pasajes de la vida de Vita Sackville-West para entender mucho de la historia de esta novela. Como un texto imprescindible y a la vez no para cualquier lector, es una obra con un contenido transgresor y peculiar estructura narrativa con cierto sabor experimental. Fue la sexta creación de su autora, se puede encontrar publicado bajo Ediciones Huracán y para el 11 de octubre de este año cumplirá los 90 años de su primera publicación en 1928.

Orlando cual noble caballero, escritor amante de la poesía, despierta un día convertido biológicamente en una mujer; y ni su desengaño amoroso con una princesa rusa, ni las burlas alegadas contra él por uno de sus poetas más admirados, lo habían prevenido para todo lo que estaba por venir. Interesante se torna la narración cuando convertido en una criatura de andrógina identidad se enfrenta como juez y parte a los compromisos y privilegios de su nueva condición. El tiempo como un personaje más ubica temporalmente esta historia entre el siglo XVI, durante el reinado de Isabel I y se extiende hasta principios del siglo XX, pasando por la época victoriana. Contiene en si mismo más de una referencia al mundo literario y es una crítica mordaz de su época con curiosa vigencia en la actualidad. Con un tono muy filosófico explora en la libertad del ser desde una perspectiva ético-moral. Reflexiona sobre los roles y juzga en algún momento de manera clara, el lugar que ocupa la mujer en la sociedad. Con un estilo marcadamente poético puede ser por momentos una narración ágil como extremadamente densa. Aunque está narrado desde la tradicional tercera persona, desde el inicio el lector sentirá una singular cercanía semejante a la que experimenta el espectador cuando en el teatro se rompe la cuarta pared. Este libro se debe leer como cuando apreciamos una pintura abstracta. Es una obra que sacude el pensamiento a través de las sensaciones.

Publicado en Tribuna de La Habana: http://www.tribuna.cu/lectura/2018-08-18/orlando

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s